Salud

Osteoporosis, aún más riesgosa si existe diabetes

La osteoporosis es un padecimiento crónico-degenerativo que aqueja en mayor medida a las mujeres

De ser una enfermedad silenciosa, la osteoporosis se ha convertido ya en un problema de salud pública que afecta a casi 20 por ciento de las mujeres tras presentar menopausia y pone, además, a quienes padecen diabetes en mayor riesgo de sufrir fracturas de hueso debido a una mala alimentación y pérdida de minerales.

La osteoporosis es un padecimiento crónico-degenerativo que aqueja en mayor medida a las mujeres, mediante una ruptura ósea por la disminución de minerales como calcio y el fósforo, lo que aumenta la posibilidad de conducir a fisuras en diferentes zonas del cuerpo.

Al respecto, la jefa del servicio de Endocrinología del Hospital General de México, doctora Sara Arellano Montaño, comentó que la osteoporosis se manifiesta por una mala alimentación, la falta de ejercicio y en algunos casos es una enfermedad hereditaria.

Sin embargo, la menopausia es el factor que más influye en el desarrollo del padecimiento en las mujeres, sobre todo aquellas mayores de 40 años, ya que la escasez de estrógenos (hormonas) en la función ovárica provoca una disminución total o parcial de la asimilación de minerales por parte del sistema óseo, puntualizó la especialista en anatomía.

Cuando estos problemas alcanzan a una persona que vive con diabetes mellitus, explicó Arellano Montaño, suele presentarse una ruptura en el metabolismo intermedio; es decir, interrumpe el medio que requiere consumir energía, vitaminas y minerales para mantener en buen funcionamiento el proceso metabólico.

Es claro que la diabetes aumenta el riesgo de tener mayores complicaciones ante la constante pérdida de calcio; sin embargo, la rotura de huesos no sólo es propia de la osteoporosis, sino también corresponde a problemas de riñón que pueden detonar diversas fracturas óseas.

Al mostrar insuficiencia renal, el individuo tiende a desarrollar un trastorno conocido como microalbuminuria, signo provocado por el mal funcionamiento del riñón debido a niveles altos de glucosa en la sangre (hiperglucemia), la cual llevaría a la pérdida de proteínas sanguíneas y nutrientes para derivar en osteoporosis, detalló la doctora Arellano Montaño.

La endocrinóloga expuso: “Para tales casos la complicación también puede incidir en mujeres jóvenes, quienes aún no llegan a la menopausia e incluso están en una etapa reproductiva sin afecciones hormonales, pero que la causa de aumento de riesgo fue la insuficiencia renal.”

En México, cifras de la Asociación Mexicana de Metabolismo Óseo y Mineral (AMMOM) reportan que al menos 17 por ciento de las mujeres y alrededor de 9 por ciento de los hombres, de 50 años y más, sufren osteoporosis en la columna lumbar, mientras que en ese orden 16 y 6 por ciento la padecen en la cadera.

Ante esas fracturas, que también sufren los pacientes con diabetes, indicó la titular del servicio de Endocrinología, otra de las zonas del cuerpo que también llegan a fisurarse son las manos. “Pero, a pesar de ello, esta enfermedad crónico-degenerativa no se asocia con el desequilibrio de los niveles de glucosa en la sangre”, subrayó.

Si bien la osteoporosis no causa inconvenientes glicémicos, en una persona que requiere un proceso quirúrgico debido a rupturas óseas y muestra inestabilidad de glucosa por otras razones, primero se tienen que controlar los niveles de azúcar para realizar la cirugía, comentó Arellano Montaño.

Pero la experta reconoció que la fase de recuperación suele ser más tardada y requiere de cuidados mayores, ya que quien vive con diabetes es propenso a adquirir alguna infección y requiere mayor tiempo de cicatrización, en comparación con aquel que sólo tiene osteoporosis.

“Sorprende a la osteoporosis”

Es de destacar que para ambas enfermedades crónico-degenerativas, prevenir es el principio para evitar daños más severos. En el caso de la osteoporosis, impedir un déficit de hormonas y con ello alguna fractura ósea, y en diabetes, diversas afecciones como pérdida de la vista, insuficiencia renal e infartos, entre otros.

Para los pacientes que manifiesten estas enfermedades es recomendable modificar su estilo de vida a fin de adquirir nuevos hábitos alimenticios, realizar alguna actividad física y un monitoreo de glucosa constate, además de un tratamiento farmacológico prescrito por el médico para reducir la pérdida de minerales y evitar otros trastornos, concluyó la doctora Sara Arellano Montaño.

Cabe mencionar que la proporción mineral de la masa ósea se establece mediante una densitometría ósea, cuya prueba establece que la presencia de osteoporosis es por una pérdida de más de 2.5 desviaciones estándar, orden que refiere a la fragilidad de fractura. (Agencia ID)

Revista Protocolo

Palabras clave

Países que nos están viendo