Ciencias Alternas

Mi promesa de estar contigo

Dar no es suficiente. Ser amable no es suficiente. Ser misericordioso no es suficiente. Hay que abrirse por completo. Si nos abrimos por completo, entonces, solo entonces, podrá ocurrir la Redención Final. Entonces, solo entonces, la Luz del Creador podrá comenzar a actuar sin límites

Dr. Moisés Matamoros Muñoz

La porción de Shemot es muy importante. En ella encontramos tanto el Exilio —un tiempo de oscuridad que sabemos que no es simplemente una recopilación del exilio histórico, sino, más importante aún, representa cualquier momento de oscuridad en nuestra vida— y el inicio de la llamada Redención, la Gueulá. Shemot es la única porción en la que tenemos tanto el Exilio completo, la oscuridad completa, y al menos el inicio de la Gueulá total, la revelación completa de la Luz del Creador. Es el momento en el que el secreto de la Redención, la Luz de la Redención, es revelada a Moshé. Para nosotros eso significa que en cualquier momento que nos encontremos en oscuridad y exilio, podemos obtener la Luz y ayuda del Shabat de la porción Shemot para genuinamente ser capaces de salir de ese lugar.

Este es el momento de la Torá en el que Moshé pide, y recibe, la Luz de la Redención total. En la historia física, le dice al Creador: “Me dirigiré hacia los israelitas, quienes por cientos de años han estado en oscuridad y dolor, sufriendo muertes horribles… ¿Qué les puedo revelar? ¿Qué secreto les puedo dar para explicarles no solo cómo acabaremos con la oscuridad ahora, sino, más importante aún, cómo pueden tener siempre la capacidad para acabar con la oscuridad en sus vidas?”.

El Creador responde: Ekyeh asher ekyeh, “Yo soy quien soy”. Tres palabras que no están separadas, como algunos podrían pensar. Y los kabbalistas dicen que dichas palabras: Ekyeh asher ekyeh, contienen la gran Luz y secretos de la Redención, siempre. ¿Cuál es el secreto de esas tres palabras? Para responder, el Rambán, Najmánides, cita el Midrash: “¿Cuál es el secreto de la frase: ‘Yo soy quien soy’? El Creador les dice a los israelitas: ¿Quieren saber por qué, por cientos de años, han pasado por oscuridad y, aunque intenten conectarse, atraer Luz y acabar con la oscuridad, no lo han logrado? Porque creen que es suficiente realizar acciones.”

Sabemos que para conectarnos, realizamos acciones para atraer la Luz del Creador; asistimos a Shabat, colaboramos con alguna organización caritativa, leemos el Zóhar. Pero el Rambán nos dice que eso no es suficiente porque la Luz del Creador no da regalos por conexiones. La Luz del Creador solo puede comportarse en un modo. Es algo que hemos aprendido, pero desafortunadamente, quizá no vivimos por completo ni actuamos de acuerdo a ello. Lo que el Creador le dice a Moshé que les diga a los israelitas es: Si quieres acabar con toda esta oscuridad y dolor, no lo lograrás si continúas siendo una persona espiritual solo en acciones, sino más bien, con Ekyeh asher ekyeh, que significa: “Así como eres conmigo, Yo soy contigo”. El Creador se comportará con nosotros del mismo modo en el que nos comportemos.

Digamos que, por ejemplo, una persona necesita una gran cantidad de misericordia en su vida. Quizá por naturaleza es una buena persona, que cuando comparte con los demás o piensa en ellos, lo hace con bondad. Pero ¿piensa en modo abundantemente bondadoso? No, la mayoría de las personas no lo hace. Incluso quienes somos buenas personas, que damos y compartimos, no pensamos en dar a los demás en abundancia. Así pues, tenemos que entender que no importan las acciones espirituales que hagamos, no importa cuántas conexiones realicemos, mientras no actuemos con abundante misericordia o bondad hacia los demás, no podremos recibir esa abundancia de misericordia o Luz de parte del Creador. No importa cuántas acciones espirituales hayamos hecho, la Luz del Creador no puede actuar con bondad abundante hacia nosotros debido a Ekyeh asher ekyeh, el Creador solo puede comportarse con nosotros del modo en el que nos comportamos en nuestra vida, no importa qué más hagamos espiritualmente.

Usemos otro ejemplo de una persona que podría necesitar misericordia abundante en su vida y, por lo tanto, hace un cheque con un monto grande, pero aún no actúa por naturaleza con bondad abundante y misericordia hacia quienes le rodean; la Luz del Creador le dice: “Qué bien que hayas revelado toda esta Luz, pero esa Luz no puede manifestarse en tu vida porque no estás actuando del modo en el que quieres que Yo actúe contigo”. Ekyeh asher ekyeh, “Sólo puedo actuar como tú actúas”.

Si damos, como lo hacemos la mayoría, solo cantidades limitadas de bondad, solo podemos recibir cantidades limitadas de bondad de la Luz del Creador. Si damos bondad ilimitada a los demás, podemos recibir bondad ilimitada del Creador. Muchos de nosotros, sin embargo, no actuamos con bondad infinita, pero le pedimos al Creador que lo haga con nosotros. La Luz solo puede comportarse con nosotros con bondad infinita cuando nosotros lo hacemos con los demás.

Así pues, el Creador le dijo a Moshé que los israelitas habían estado vagando por cientos de años, y el sufrimiento, el dolor y la muerte continuaban a pesar de que eran personas espirituales que oraban, se conectaban y compartían, todo debido a Ekyeh asher ekyeh. La Luz del Creador solo puede comportarse con el individuo del mismo modo en el que el individuo se comporta. Por lo tanto, independientemente de las acciones y conexiones espirituales del individuo, tal y como los israelitas en Egipto, no necesitaban solo un poco de bondad o algo de Luz. Ellos necesitaban un exceso de bondad y Luz. Y el Creador pregunta si se están comportando con los demás en tal modo que se desborde la bondad y la Luz. Si la respuesta es no, ninguna cantidad de acciones espirituales atraerá la Luz de la Redención.

Hubo un momento en el que Moshé vio la manera en la que se comportaban los israelitas entre ellos y dijo: “Ahora entiendo”. Todos los israelitas se acercaron a Moshé y dijeron: “¡Mira somos espirituales!”, quizá como nosotros a veces decimos. Quizá nos dirigimos al Creador, tal vez a un maestro, y decimos: “Mira, ¡soy una persona espiritual! Estoy haciendo todas estas acciones espirituales, ¿por qué el Creador no está irradiando una abundancia de Luz y bendiciones hacia mí?”. Y la respuesta es muy simple. Ekyeh asher ekyeh. No importa qué hacemos de naturaleza espiritual, el Creador le dice a Moshé que les diga a los israelitas, y a nosotros, que la Luz solo puede comportarse con nosotros del modo en el que nos comportamos. Si nos comportamos con abundancia de bondad, recibiremos abundancia de bondad. Si nos comportamos con misericordia abundante, recibiremos misericordia abundante. Si no lo hacemos, pero realizamos todo el “trabajo espiritual”, continuaremos recibiendo una cantidad limitada de Luz. Ekyeh asher ekyeh: la Luz del Creador solo puede comportarse con el individuo como el individuo se comporta en su vida.

Por lo tanto, el Rambán dice que el Creador le ordena a Moshé que les diga a los israelitas que dar no es suficiente. Ser amable no es suficiente. Ser misericordioso no es suficiente. Tienen que abrirse por completo. Si se abren por completo, entonces, solo entonces, podrá ocurrir la Redención Final. Entonces, solo entonces, la Luz del Creador podrá comenzar a actuar sin límites cuando se trate de ellos.

Esta es la pregunta para nosotros. Ya sea que estemos viviendo momentos de oscuridad ahora o los vivamos en el futuro, solo hay un modo de recibir bondad infinita del Creador. La mayoría de nosotros nos vemos como buenas personas, pero ¿estamos viviendo bondad infinita? ¿Vivimos con bondad infinita cuando se trata de los demás? A decir verdad, no lo hacemos. Solo nosotros podemos saber cuán bueno o malo es eso. Pero mientras la respuesta sea no, no podemos esperar que la Luz del Creador venga a nosotros, no importa cuántas acciones espirituales hagamos infinita y misericordiosamente, solo lo logramos cuando nuestra respuesta es sí porque Ekyeh asher ekyeh, “Así como eres conmigo, Yo soy contigo”. La manera en la que nos comportamos define la manera en la que la Luz del Creador se comporta con nosotros.

Fuente: http://www.kabbalah.com

@moises.matamoros

Acerca del autor

editorial

Países que nos están viendo

ALIANZAS