Cultura

Catedral de Notre Dame antes del incendio / Parte 1 de 3

Símbolo de París y de Francia en general, es una de las obras de arte gótico más remarcables del mundo. Aquí datos interesantes de esta iglesia de culto católico

Revista Protocolo

El obispo francés Maurice de Sully emprende la construcción de la nueva catedral a partir de 1163 sobre el solar que ocupaba una antigua basílica dedicada a San Etienne.

La edificación coincidió con un periodo de prosperidad y de creciente dominio de la ciudad, por lo cual la obra debía reflejar este poderío. Así, la edificación se realizó sin interrupciones por problemas económicos, aunque solo se dio por concluida a mediados del siglo XIV, después de muchas modificaciones e intervenciones de diferentes arquitectos y artesanos.

La catedral sufrió numerosas modificaciones y restauraciones, la más notable emprendida en 1844 por Viollet-le-Duc y Baptiste Lassus, que se prolongó por 23 años. Más recientemente, en 1965, excavaciones bajo la catedral revelaron la existencia de catacumbas de la época romana y habitaciones medievales.

Víctor Hugo escribió en 1831 su novela Notre Dame de París. Su ilustración poética de la arquitectura de la catedral permitió a muchos descubrirla de una forma diferente.

En 1804 fue coronado en la catedral Napoleón Bonaparte y en 1909 fue beatificada Juana de Arco.

Destaca particularmente su magnífico órgano Cavaille-Coll.

Como la mayoría de catedrales góticas, está dedicada a la Virgen María.

Es notable por su gran tamaño, por la elegante regularidad de su diseño y por la introducción de un nuevo elemento técnico, el arbotante.

Está ubicada en la parte este de la isla de la Cité que, por su situación defensiva es la que da origen a la ciudad de París.

Se encuentra rodeada por el río Sena, con jardines por delante y por detrás. Su fachada mira hacia el oeste y da sobre la plaza Notre Dame, donde está el punto cero desde el que se cuentan todas las distancias de Francia

Parte 2  Arquitectura

Parte 3 Curiosidades

Comentar

Comente

Países que nos están viendo